Thursday, February 20th, 2020

Final four:Las jugadoras senior un ejemplo de superación

0

Llegaron por la puerta grande a la final, con un baloncesto divertido y variado, su propuesta fue la de realizar un baloncesto desde el conocimiento de este juego y su puesta en acción según las necesidades del momento. Así se plantaron en la final, con el reconocimiento de sus rivales y con la vitola de tener serias opciones a disputar el título.

El primer partido de una final, siempre es, o casi siempre, el más importante. Es el que te confirma, te duplica la confianza y te pone en el camino del título con el horizonte despejado y sin dudas. Por el contrario te puede dejar inmerso en un mar de dudas, temores, inseguridades,… de las que tienes que recuperarte en tiempo record.

Y así fue, el primer partido fue las Antípodas del baloncesto que nos llevó a ese momento. No hay que darle más vueltas, no salió nada de lo que habitualmente solíamos hacer, ¿que pasó? esa fue la pregunta más repetida durante las siguientes horas.

La respuesta no iba a cambiar lo sucedido, pero si nos tenía que devolver a la senda habitual, al buen baloncesto, al baloncesto con criterio, con variados recursos, intenso, con sacrificio y generoso en el esfuerzo. Y sólo las grandes deportistas son capaces de levantarse, encontrarse y demostrar el porque de su presencia en la final.

La competición comenzó allá por septiembre-octubre con 12 equipos y llegó hasta el domingo 8 de mayo con un partido donde sólo dos equipos podían ser el próximo campeón de la competición. Uno de ellos fue el senior de Innobasket, estuvo jugando y disputando la competición hasta el bocinazo final de la liga, y ese es el premio y reconocimiento a su gran temporada.

Y si además lo haces reencontrándote con tu identidad, desarrollando un enorme partido lleno de todos los ingredientes anteriormente mencionados, tuteando e incluso superando en muchas fases del partido al campeón de la competición, y con una afición, tanto la propia como la presente en el evento, reconociendo las virtudes y valía de estas jugadoras, entonces es para pararse, mirar a los ojos a estas jugadoras y simplemente sonreir y sin mediar palabras decirles que con ellas es imposible no sentirse felices y orgullosos.

Y hablando de afición, otra vez de matrícula de honor. En esta ocasión no vamos a ser nosotros quienes os demos la enhorabuena, han sido los demás quienes públicamente han dado un reconocimiento a la posiblemente mejor afición actualmente del baloncesto asturiano femenino.

No fuimos campeonas, lo fueron las chicas del Monrasa Bosco a quienes desde aquí les damos la enhorabuena por su merecido título y les deseamos la mejor de las suertes en la fase de ascenso que en unos días disputarán aquí en Avilés. No, no fuimos campeonas, pero sabemos que lo pudimos haber sido, y eso es lo que tiene que valorarse una vez pasen los minutos, las horas, … lo realizado durante toda la temporada por todas las jugadoras del equipo senior es un ejemplo y el mejor espejo donde se pueden reflejar los mejores valores de una deportista. No fuimos campeonas,… ¿seguro?

Aquí las tienen, iría, una por una, diciendo lo que pensamos de cada una de ellas pero sería interminable. Se lo decimos poco para lo que se lo merecen, pero ellas lo saben, son maravillosas, únicas y auténticas, tanto las que están en la foto como las que han estado durante la temporada, todas han formado un equipo muy difícil de repetir y por tanto el reto próximo es importante.

Comments are closed.