Thursday, April 9th, 2020

Las cadetes unas dignísimas sub-CAMPEONAS

0

Es difícil saber por donde empezar, si por el primer plato o por los postres como en algunas culturas. Podríamos empezar dando la enhorabuena al equipo campeón del domingo o al mismo equipo campeón ya desde el martes en la FEB, podíamos empezar hablando de la entrega de trofeos de la Final o podríamos empezar por haber entregado los trofeos el sábado a las 16 horas y después haber jugado ya los partidos.

trofeos

balon al aire

Pero vamos, mejor dicho, en esta ocasión, voy a empezar pidiendo disculpas a nuestras jugadoras y a nuestra afición. Disculpas por no haber aguantado y dar la oportunidad de seguir pensando y creyendo que SÍ SE PODÍA. No hubiesemos aguantado mucho más allá, y hubiesemos terminado tarde o temprano de la misma forma, que nadie lo dude, si algo he aprendido en treinta años de basket en Asturias, es a  saber cuando están los platos precocinados, pero nuestras jugadoras y la afición se habían ganado intentarlo hasta que nos diesen la puntilla y no haberla “ganado” antes de tiempo.

El partido, la Final, estaba escrita en la mente de toda Asturias que se iba a ganar por parte de un equipo de una diferencia insultante, los cincuenta puntos estaban en la cabeza de todos, no iba a haber partido y lo sabián hasta en Madrid. Es la única explicación para entender la designación arbitral para esta Final. Si el partido no iba a tener ninguna historia, ¿que importancia va a tener la pareja arbitral?, le guste a quien le guste o le deje de gustar, designación totalmente desacertada e inadecuada, máxime cuando el 17 y 18 de Mayo son fechas donde practicamente no hay partidos y la mayoría de los arbitros designables estaban libres y muchos de ellos en las propias gradas donde se disputaba la final.

grada1grada

No contaban que en Asturias, algunos también vivimos y somos de aquí, estamos en Innobasket y de otra cosa igual no sabemos, pero de baloncesto, de deporte, de competir, de saber jugar y ganar finales, de trabajar más que nadie o igual que los que más, y de dejarnos la piel en la cancha hasta el ultimos aliento, también, aunque después fuesemos perdiendo de cincuenta.

Habíamos preparado a conciencia esa Final, habíamos estado toda la temporada sabiendo que ese día y a esa hora nada iba a ser igual que el resto de la temporada, sabíamos que hacer para llevar el partido donde queríamos y después jugar con otras muchas opciones tácticas que dificilmente hubiesen podido ser contestadas, o que por  lo menos nos darían la opción de estar vivos hasta el final. Y la mitad del camino, estar donde queríamos estar, lo habíamos conseguido transcurriendo ya el minuto 7 del segundo cuarto.

Hasta entonces ya hubo que aguantar, antes del primer minuto una personal (importante aunque fuese el minuto uno)  por agarrar por detrás balón y brazos de una jugadora nuestra, acción que si es sancionada, correctamente, a dos de nuestras jugadoras en la lucha por el rebote ofensivo y castigada con tiros libres al estar ya en bonus. Hubo que aguantar a principios del partido, que con balón muerto, un entrenador estuviese hablando con una jugadora en línea de fondo de saque del rival, y el otro entrenador en el otro extemo del banquillo hablando con las jugadoras que ya estaban en su zona defensiva, escuchar sonar el silbato y comprobar estupefactos como se pitaba una técnica al banquillo por estar de pie ambos entrenadores, penoso, por no calificarlo de otra forma. ¿Que lo dice el reglamento?, Sí, pero el reglamento dice tantas cosas que se pasan por el … como que un entrenador entre a media cancha a hablar con sus jugadoras o que se salga de la zona de entrenadores varios metros una y otra vez, sin ser sancionado, ni siquiera avisado, y esto también esta tipificado en el reglamento. Hubo que aguantar que en los momentos de total desconcierto y sin ninguna solución de ataque, ni frutos en su defensa presionante por parte del equipo rival y en un estado de desconcierto general en cancha y banquillo, se permitiesen dos canastas precedidas de unos pasos de salida tan clamorosos que no sancionarlos no sería por no verlos, no?, y eso seguía haciendolas mantenerse en el caos. Y hubo que aguantar que un robo de balón limpio en la zona rival, cargado de técnica individual, de anticipación y de ser jugadora lista, que hubiese puesto el partido más apretado y con otro golpe de moral y efecto, se convirtiese en una falta personal sólo vista por quien no quería ver lo que estaba sucediendo. Una falta personal, la segunda,  sobre una jugadora vital para nuestro juego, segunda personal que no había sido pitada en las varias ocasiones que pudieron hacerlo a la jugadora clave del equipo rival, seguro que casualidad, seguro, pero tanta casualidad en tan poco tiempo y toda en la misma dirección, …

Y el aguante llegó hasta ese momento, ese fue el único error que Innobasket había cometido hasta ese momento, el mío, el decirle siete veces “¿cómo puedes pitar eso?” única y exclusiva frase pronunciada,  que tuvo un coste demasiado caro para el otro entrenador y para el equipo en general,  y por eso las disculpas a unas jugadoras y a una afición, que habían merecido que también en esa situación hubiese aguantado. Ese fue el error, y también el de las jugadoras, por haberse atrevido a ir contra lo escrito, ¿a quien se le ocurre querer cambiar el nombre en la placa del trofeo del campeón? ¿a quien se le ocurre llevar la contraria a la lógica? ¿a quien se le ocurre ponerse a jugar el último día y cargarse todos los pronósticos? A quien se le ocurre???

A Innobasket, ayer, hoy y mañana, que lo tenga claro Asturias.

Perdón a quien no guste esta crónica, ayer nadie le pidió perdón a Innobasket.

Y enhorabuena a Basketmar por el título,  creemos ajenos a todo lo sucedido ayer. También la enhorabuena a los equipos de Hotel La Estación Villa de Luanco, consiguiendo brillantemente el tercer puesto y al equipo del Colegio Inmaculada por la gran semifinal realizada el sábado, a pesar de la importante ausencia de María Suárez.

BkmLuanco

InmaculadaInnobasket

 

Y termino, una vez más, pidiendo perdón por haberme equivocado, yo si lo reconozco y lo asumo. Es lo que merecen las jugadoras de Innobasket, infantiles, cadetes, junior y senior. Las cadetes, en este caso, han quedado SubCampeonas, algo que muchos querrían haber sido capaces, con el sabor de que ayer fue la primera piedra del próximo título.

cadeteautoridadesgrupo

Gracias a todas por vuestro esfuerzo y compromiso con el baloncesto y enhorabuena por la temporada realizada.

Comments are closed.